Murió Gabriel Ruiz Díaz, cofundador de Catupecu Machu y grave desde 2006

Murió Gabriel Ruiz Díaz, cofundador de Catupecu Machu y grave desde 2006

En el dia del musico,el bajista falleció a los 45 años , tras casi 15 años en grave estado debido a un accidente automovilístico en 2006  que lo dejó afuera de los escenarios. La noticia fue confirmada por su hermano Fernando, líder de la banda, mediante un posteo de Instagram.

En 1994, Fernando (en voz y guitarra) y Gabriel (en bajo ecléctico) formaron Catupecu Machu. Arriba y abajo del escenario, estaban siempre juntos: “Éramos como siameses”, decía el cantante al hablar de su hermano. Pero, en la madrugada del 31 de marzo de 2006, el bajista sufrió un accidente automovilístico cuando regresaba de la discoteca The Roxy junto a César Andino, cantante de Cabezones. Y esto lo dejó afuera de los escenarios para siempre.

Gabriel había llegado al hospital casi sin signos vitales. Lo reanimaron. Pero, después de pasar seis meses en terapia intensiva, quedó con problemas de movilidad y serias secuelas neurológicas que le impidieron seguir haciendo lo que más amaba: música.

“Era un tipo que hasta el momento del accidente tenía muchísimos proyectos, mucha energía para hacer muchas cosas. Yo creo que no le alcanzó el tiempo ni hasta ese momento, ni… Él, a la vida esa murió, ¿no? Vive, está vivo y tiene como mucha energía, sigue siendo el mismo Gabi guerrero, pero digamos, ahora no toca el bajo”, había dicho Fernando 

En la misma nota, el cantante había explicado: “Hubo varias cosas que influyeron mucho en que no pueda recuperarse. Por ejemplo, se dañó mucho la vista: ve como por un ojo pero de un costadito y después ve como sombras. Se dañó la cadera, entonces para caminar también es jodido. Perdió masa encefálica. Yo creo que él está en un viaje que duerme y duerme; cuando se despierta, se despierta”

Entonces y sin perder la esperanza de que en algún momento ocurriera “el milagro”, Fernando había explicado cuánto le había costado poder transitar esa situación: “Hay un trabajo que tuve que hacer, porque por más que yo esté bien y mi ánimo esté arriba, me despierto todos los días y digo: “Che, ¿ya terminó esta pesadilla?”. Es de esas pesadillas que por momentos tienen descansos”. Pero, lamentablemente, Gabriel nunca pudo volver a subirse a un escenario. Y su hermano tuvo que dar la triste noticia que nunca hubiera querido dar.