Laberintos Intrincados

Laberintos Intrincados

 

Intrincados laberintos sin pisar, piensa sin poder parar.

Nacer, por qué el cielo y el nolequedaotra así lo quiso.

Desbordado en llanto fue mi natalicio.

Aprender imitando y fingir para encajar en caretas con creencias acotadas que rozan lo inaudito.

Resuena en mí la palabra Encajar

*En-cajar: entrar en la misma caja.

Acaso ese es el plan?*

Entender que estoy en esta cuerpa pará experimentar desde que salí de aquella piscina de esa mujer que se hace llamar madre, en esta cultura ella se lleva todas las tareas.

* ¿Y si hubiese nacido de las entrañas de mí padre?  ¿Qué aprendizajes tendría? Quién sería ella? Quién sería yo?

Hoy puedo decir quién soy?*

Por un tiempo no encontré el disfraz. 

Hasta un día, que decidí no mentir más, poniéndole el corazón a todas las que soy.

Y así me entregué a vivir mi propio andar sin buscar más En-cajar en esta sociedad heteronormativa y patriarcal.

Murallas de formas toscas y ásperas levanté para no dejarte entrar

El estereotipo sumergido en la  mente con la idea de maternar como un hecho naturalizado y de realización personal cuando uno de sus fines es que no se acabe jamás el capital humano, inhumanizado. (Voz baja)

Tareas remuneradas y las domésticas no remuneradas que superan a la de los padres, entrega total a les hijes, modelos a seguir de un cuerpo hegemónico, estilos de vida

Vivo la vida sin reconocer al cien que puede anochecer en medio de los rayos de sol, dejando para mañana lo que puedo hacer hoy y a pesar de tal descripción me siento tan productiva cómo el sistema capitalista lo impone.  

Las mujeres, no somos más un maniquí maleable, no nacimos para limpiar y encontrar cosas. Tenemos el poder de decidir qué queremos ser, ser madre es solo un rol como los muchos en los que podemos desarrollarnos

¿Dudas de saber si es propia la vida que estás viviendo?

Y agárrate bien porque vienen curvas, con subidas y bajadas de esas empinadas.

 

Flore A Tamborini.