#FreeBritney: La lucha por la autonomía de la Princesa del Pop

#FreeBritney: La lucha por la autonomía de la Princesa del Pop

Durante este último año, las redes sociales fueron invadidas por un movimiento llamado #FreeBritney, el cual nos mantuvo al tanto de la vida de nada más y nada menos que de una de las súper estrellas más grandes del pop: Britney Spears.

¿A qué se debe el movimiento?

Hace unos años, la icónica estrella pop estuvo en el ojo de todos los paparazis, medios y del público en general por una serie de sucesos los cuales afectaron gravemente su vida y su salud mental, pero esta no sería la razón del surgimiento del apoyo de los fans y la creación de la consigna #FreeBritney.

Britney era tan solo una adolescente cuando su carrera de solista despegó, y con menos de 20 años ya era considerada la favorita de todo el mundo, lo que la llevó a ser honorificada como la “Princesa del Pop”, siendo una de las artistas más importantes de todos los tiempos, rompiendo records con sus ventas. Está clarísimo que su influencia marcó un antes y un después en los grupos y solistas pop de los ’90 y el siglo XXI.

¿Quién no ha escuchado y se ha enamorado de alguna de sus canciones más icónicas y sus coreografías? Todas queríamos ser Britney! 

Pero para la princesa del pop no todo era como vivir dentro de un sueño: el acoso constante de los medios, las personas de la industria que querían de alguna forma u otra aprovecharse ella, problemas familiares y además lidiar con el peso de ser una influencia mundial eran demasiadas cosas para una persona de tan corta edad. Lo que llevó a Britney a tomar decisiones y a meterse con personas que poco tiempo después le costarían su salud mental y su libertad.

Con tan solo 23 años se casó con el rapero Kevin Federline, con quién tuvo dos hijos, pero poco después decidirían divorciarse y una de sus muchas pesadillas empezarían.

Como si no fuera traumático atravesar por un divorcio rodeado de la prensa que quería comerse vivos a estos dos, Britney luchaba por la custodia de sus hijos contra Federline, la cual después de una gran batalla legal y muchísimas jugadas de parte de quien se convertía en su ex esposo, perdió y sus hijos solo podrían verla limitadas veces. Lo que, junto con toda la presión y acoso de los medios, la llevó a tener una crisis en la que tuvo que intervenir la policía para quitarle a sus hijos quienes debían volver con su ex.

Britney tenía 27 años, y luego de este anterior y muchos sucesos más que la llevaron a tener crisis nerviosas en público, lo que dejaría en evidencia su estado de salud mental, sería su padre, Jamie Spears, quien intervendría para “ayudarla”.

Pero lejos de esto, Jamie solicitó a la corte de California una tutela legal para Britney, lo que la dejaría sin ningún control sobre su vida, su salud ni sus finanzas. Alegando que ella padecía de demencia, diagnóstico que algunos años después, sería investigado por varios periodistas ya que el mismo no coincidía ni con la edad ni el estilo de vida que la estrella del pop llevaba. Ella cantaba, producía, actuaba, bailaba, era una persona completamente funcional la cual podía trabajar. Sin embargo, la corte le otorgó la tutela a Jamie quien desde el año 2008 fue el encargado de tomar todas las decisiones respecto a la vida de la cantante y sus finanzas, donde luego se demostraría que él abusaba de estas, cobrando honorarios y porcentajes de las giras y ventas de la artista.

En el año 2019, estalló una nueva batalla legal sobre la tutela, demanda que Britney comenzó, para tener nuevamente el control sobre su vida. Aquí es donde el movimiento #FreeBritney, que ya existía desde 2009, toma mucho protagonismo, siendo atacado por el mismísimo Jamie Spears quien tildó a los autores de este como “conspiradores”, ya que desde su creación, los fans denunciaban que lo que le hacían a la estrella no estaba bien, y también exigían su libertad. Mientras tanto, Britney fue quien, en tribunales, expuso todo lo que habría vivido estos años estando a cargo de su abusador padre y demás equipo.

En una declaración en la corte de este año, exigió por ejemplo que se le retirase un DIU (dispositivo intrauterino) para poder tener otro hijo, ya que su equipo no la dejaba ir al médico, porque no querían que tuviera más hijos.

También contó cómo fue medicada a la fuerza, y que por esto se sentía “tan embriagada” que ni siquiera podía tener una conversación. Así como fue obligada a mentirle al publico sobre su bienestar.

Estas declaraciones y más, fueron el pie para que este año se le anulara totalmente la tutela a Jamie Spears y así Britney por fin obtuviera lo que tanto anhelaba, su libertad. Entendiendo que ella es una mujer adulta, capaz de tomar sus propias decisiones y llevar las riendas sobre su exitosa carrera musical y actoral. Y que tan solo fue una víctima de personas que solo buscaron aprovecharse de una situación de vulnerabilidad de una mujer que necesitaba apoyo.

Ahora disfruta de una vida normal, está comprometida con su actual pareja Sam Asghari, se encuentra muy activa en redes sociales como Instagram donde se muestra transparente, divertida y con muchas críticas hacia los estándares de belleza y los medios. Y sobre todo se ve como una mujer quien solo quería que la dejen vivir su vida.

#FREEBRITNEY