El Rap & yo...

El Rap & yo...

Por Kevin Dirienso Poter - @kevindpoter

El rap tiene ese que se yo... viste. Emulando al polaco, al gran polaco Goyeneche arranco esta nota donde quiero expresar y dejar escrito en este medio, las razones por las que me enamoré del rap hace 11 años ya. Soy categoria 93 y como buen noventero me críe con televisión por cable y el boom de Mtv me cacheteo la cara de una manera sin precedentes. En ese entonces, los canales de música eran canales de música y ella ocupaba toda la grilla diaria. Allí pululaban esos vídeos que eran la radio viviente de quienes teníamos la posibilidad de tener cable en nuestras casas.

Mtv abrió el juego y ayudo no solo a los artistas, sino a los melómanos a descubrir música que hasta ese entonces parecía lejana. Allí fue, cuando una tarde un blanco platinado parecía morir de un ataque por no respirar al rapear. Esbozaba frases (inentendibles para mi por estar en inglés) de una manera vehemente y con una rapidez que no era propia de un ser terrenal. "Eminem" decían las letras en color blanco que aparecían al principio, en el medio y al final del vídeo. Aquel blanco de Detroit fue la patada a la puerta de ingreso a un género que me era totalmente ajeno por herencia musical paterna, pero que me enamoró desde el primer instante. No tenia ni idea en ese entonces que años más tarde sería el rap, la banda sonora de mi vida.

Al principio fue un enamoramiento fugaz, pasajero, de verano diría yo. Ese amor que se termina cuando las clases vuelven a empezar y dejas de frecuentar las calles del barrio con una chica tomada de la mano que parece irse, esfumarse. Después de ese veranillo, volví al rock, ese refugio insoslayable que sigue aun ahí para mi cada vez que lo necesito. El rap llego y se fue, pero algo de él se guardo en mi para siempre.

Tiempo después, no recuerdo cuanto, Mtv volvió a cachetearme la cara con rap. En este caso, no era un blanco y su rap al día de hoy y conociendo lo que es el buen rap, ya no me gusta. Pero en ese entonces me gustaba y llamaba mi atención. Cara de malo, actitud rea y una apariencia bien de pelicula pandilleril, 50 Cent se transformó en un artista desde el cual empece a investigar sobre Rap. No entendía aun la diferencia entre Hip Hop y Rap, para mi eran lo mismo.

El nacido en Queens fue el gran responsable de que el rap predomine durante mi adolescencia y al contrario que las nuevas generaciones, no tenia idea que existía el rap en español. Los más jóvenes se criaron escuchando rap español o en castellano y no le dan ni 5 de bola al rap yankee (algo que no entiendo, ya que desde EEUU nació todo). Un gran amigo diría "es como que te guste el tango ruso y no el argentino". En fin, de 50 Cent nació mi curiosidad y el panorama se abrió. Así llegaron a mi vida los legendarios y quienes más me gustan, ese rap de los ochenta que me puede y de principios de los 90 que para mi es lo mejor de siempre. De la Soul, A Tribe Called Quest, Big Dady Kane, Mos Def, Taliw Kweli, entre tantos otros, se apoderaron de mis tímpanos hasta estos días. Poco sé y conozco de lo nuevo, algo que está mal, pero no tan mal.

Tengo una teoría a la que logré llegar luego de entender que si bien no le dí mucha bola al rap después de escucharlo por primera vez, algo en mi cambio. Creo y espero no equivocarme, que el rap siempre llega de alguna u otra manera. En algún momento de nuestras vidas, el género (tal vez más bastardeado de la historia de la música) toca tu puerta y algo de su esencia se te queda para siempre. Puede gustarte o puede no gustarte, pero hay una certeza: llama tu atención. Llega y puede irse, pero nunca sin dejarte algo. Eso me paso a mi y a muchxs conocidxs con los que comparto algunos gustos pero sobre todo la edad.

Mi mundo raperil giraba en torno al inglés (del cual no entiendo todo a la perfección) hasta que llego a mi, a través de un conocido, un disco que cambio absolutamente el panorama. Paterna 09 de Fianru fue mi entrada y descubrimiento (si confieso que un poco bastante tarde) del rap argentino. Se hacia rap y un excelente rap por cierto en mi país y el panorama se abrió, multiplicando la paleta de colores.

Desde chico quise dedicarme a la comunicación social. El periodismo siempre fue y lo sigue siendo, tal vez más que en aquellos años, una pasión. Una profesión que me enamoró desde que tengo uso de razón y explotó luego de una visita escolar a la Rock and Pop en su mejor época. Esto es lo mio dije y luche para conseguirlo. Desde ese entonces supe que mi forma de "aportarle" algo a la cultura era a través de mi profesión. Realmente no soy bueno pintando, mucho menos bailando y ni que hablar de lo que soy rapeando. Mejor déjenme acá, en este mundo donde me siento cómodo y seguro para brindarle algo a la cultura que amo.

Descubrir que en mi país habia rap, que miles de artistas luchaban por su arte, aún cuando el amor y la pura esencia eran normales, fue ese antes y despues. Escribir este artículo me llevo a recordar esa primera vez y vivenciarla desde ese recuerdo con una nostalgia digna de compartir. Por eso y porque considero que siempre hay un disco que es un antes y un despues, me gustaría saber con que disco "descubriste" el rap argentino. 

Para no extenderme demasiado, en esta segunda nota de este gran espacio, quiero aclarar (nuevamente) que acá vengo con mis opiniones a cuestas. No es la verdad de nadie, simplemente un lugar desde donde generar debates. De esos que enriquecen una cultura desde el diálogo y el intercambio de posturas que puedan poner en jaque aquellas "verdades" impuestas vaya a saber por quien. Espero lograr dejar algo con estas columnas de opiniones y divagues y que el Hip Hop siempre sea de frente.

¿Cuál fue tu primer disco de rap argentino?... Dejamelo en los comentarios para escucharlo si no tuve la suerte... 

¡Nos leemos pronto hermanxs!